El Reino de Kiara



Conectarse

Recuperar mi contraseña

Foro
/a>
Últimos temas
» Mis Días En Pridelands [Rol Abierto]
Sáb Ene 07, 2017 6:32 pm por She-Wolf

» Hola ERDK!
Vie Ene 06, 2017 3:46 am por PrincessTwivineSparkle

» El Ligre Munray
Miér Dic 21, 2016 10:59 pm por She-Wolf

» ¡Hola, soy Annabeth!
Lun Dic 12, 2016 3:34 pm por Kiara

» Buenas Manada
Miér Dic 07, 2016 12:16 pm por Kiara

» El Rey Leon 4: La Historia Continua
Mar Nov 22, 2016 10:33 pm por She-Wolf

» NALAxSCAR: Mi Lado Oscuro
Mar Nov 22, 2016 10:31 pm por She-Wolf

»  El Origen De Taka/Scar (Fan Fic)
Mar Nov 22, 2016 2:26 am por PrincessTwivineSparkle

» ☺♥Tallercito de Kiara ♥☺
Miér Nov 16, 2016 7:12 pm por She-Wolf

Foros amigos
Afílianos en tu foro
Afilianos en tu foroBanner: Para conseguir que te afiliemos,lee las normas Aquí
Estadísticas
Tenemos 30 miembros registrados.
El último usuario registrado es Hee-sook.

Nuestros miembros han publicado un total de 895 mensajes en 306 argumentos.
Tu Panel de Control
TU PERFIL
Información
Preferencias
Firma
Avatar
RED SOCIAL
Lista de amigos e ignorados
Miembros del foro
Grupos de usuarios
MENSAJES PRIVADOS
Mensajes recibidos
Mensajes enviados
TEMAS SUPERVISADOS
Suscripciones

Raza de perro Doberman

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Raza de perro Doberman

Mensaje por Fia Lionss el Miér Oct 14, 2015 3:39 am

El Doberman

INTRODUCCIÓN:

De todos los animales que conocemos, el perro es nuestro favorito. Y de todos los perros, aparte del perro callejero (ese que nadie quiere y muchos ni miran), el Doberman es nuestro predilecto. En diferentes ocasiones nosotros hemos tenido la suerte de haber tenido dos de estos perros como mascotas, y verdaderamente son difíciles de igualar, imposibles de superar.


No es su tamaño, realmente no son sus características externas, que consideramos perfectas en un perro, lo que nos hace sentir así. Es el comportamiento tan familiar de estos perros. Criados como miembros de la familia, llegan a ser parte de la familia; sólo se les ven felices cuando están con la familia y siempre están dispuesto a participar en todas las actividades, sea desde estar sentados tranquilos viendo la televisión, a una caminata por el campo, a bañarse en el mar sobre una balsa de hule. Todo lo que se toma para verlo satisfecho es que se le permita estar junto a su familia, sea donde sea, haciendo lo que sea. Cuando se les trata de esta forma, aparte de su muy reconocida inteligencia, demuestran cierta astucia, o picardía, mezclada con un carácter juguetón que es bien simpático y divertido; aunque nunca hemos visto esta cualidad ser mencionada en esta raza, sí es muy real.


Otras características de esta raza, que aunque sí son mencionadas no se les ponen mucha énfasis, son que en el perro macho el sentido de guardián es mucho más desarrollado que en la hembra. Mientras que la hembra, que no deja de ser excelente en la protección, es más dócil y llevadera. En ciertos casos tal parecen que son dos razas diferentes. Otra dato importante es la forma en que reacciona y aparentemente piensa. El Doberman discurre en términos de Sí o No; no existen términos medios. O se hace, o no se hace. Tal vez por eso sea tan obediente y una vez comenzado el ataque, sea tan feroz.


Como guardián, el Doberman, no tiene igual. Es increíble el control y confianza en sí mismo que estos perros tienen. Mientras que no se demuestre agresividad hacia su familia, tal parece que son inofensivos, pero no se le vaya a ocurrir una broma pesada o un manotazo delante de ellos, porque reaccionan con la velocidad de un rayo. La agilidad que tienen es bárbara; se documenta uno que fue entrenado a saltar y superaba, porque lo hacía rutinariamente, los nueve metros (28 pies) de largo. Por cierto, el olfato y el oído los tiene sumamente desarrollados.


ORIGEN:

Se acredita a Karl Friedrich Louis Dobermann (1834-1894) con ser quien creó la raza de perros conocida por Doberman, pero este dato no es del todo correcto. Lo que es comprobado es que el señor Dobermann era recaudador de bienes del gobierno local en la provincia o región de Turingía en Alemania. Siendo aficionado a la cría de perros es apropiado considerar que en efecto el señor Dobermann comenzó el cruce de las razas de perros en busca de un perro con los instintos de guardián bien desarrollados. Lo cual es razón suficiente para nombrar la raza en su honor; pero le tomó unos años más, después de su muerte, a varios criadores independientes el estabilizar la raza.


Existen varias versiones, de las cuales la siguiente es la que aparenta tener más lógica. Se dice que el señor Dobermann en su trabajo, lo cual incluía confiscar, necesitaba un perro de buen tamaño y dado el caso con disposición feroz. Pero Dobermann también era el encargado de recoger los perros callejeros y en asociación con dos amigos criaba perros para venderlos. Esta versión dice que en el proceso de estos oficios Dobermann dio con un perro callejero de raza desconocida en el que notó las cualidades que el deseaba. Cruzó ese perro con el Pinscher y ese fue el comienzo de lo que terminaría en el perro Doberman del presente. El refinamiento y la estabilización de la raza, ya con cruces estudiados, quedó en manos de otros criadores.


No que el señor Dobermann no haya alcanzado grandes logros en “su raza”. El perro ya criado por él alcanzó gran reconocimiento como guardián. Llegando al punto de ser el preferido de los guardias civiles de la región; razón por la cual a aquel Doberman se le llamó “perro gendarme”.


Se estima que los cruces comenzaron en la década de 1880, tal vez poco antes. Entre las razas empleadas, que en aquellos tiempos eran diferentes a como las conocemos hoy, se encuentran un antepasado del Pastor Alemán, el Pinscher y el Rottweiler. Más tarde se le agregó algo del Terrier de Manchester (1902 y después de 1908) y del Greyhound (1908). También se ha supuesto que se emplearon el Gran Danés, el Weimaraner, el Pointer y el Pastor de Beauce, pero es dudoso que ninguno de estos sea antepasado del Doberman.


En 1900 la raza fue reconocida en Alemania. Poco después comenzó la Primera Guerra Mundial y la raza, al igual que toda Europa, sufrió serias pérdidas. Lo irónico es que la popularidad del Doberman era tanta que un par de décadas más tarde, en la Segunda Guerra Mundial, este perro jugó un serio papel en ambos lados del frente; fue empleado tanto por los alemanes como por los americanos. Porque aunque en Inglaterra no fue del todo aceptado hasta después de la Segunda Guerra Mundial, en los Estados Unidos fue presentado en 1898 y establecida la raza en 1908.


MASCOTA:

Existen muchos rumores que son injustos con esta raza de perros. Muchos de estos rumores exageran o no representan justamente su agresividad. Claro, que si a un Doberman se le entrena para que sea una fiera, lo va a ser. Esos son los instintos que se desarrollaron en su estirpe. De por sí, el Doberman no le tiene miedo ni a vivos ni a muertos y si se le enseña a morder, pronto va a estar mordiendo hasta los alambres de las cercas. Pero eso, no es culpa del perro.


El Doberman es perro de un solo dueño. Su fidelidad es hacia su amo, la familia de su amo y nadie más. Claro, es un perro sumamente obediente y aquellos entrenado por la policía u otro cuerpo de servicio público hasta cierto punto aceptan el cambio de manejador, al igual que aquellos entrenados para competencias. Pero en el corazón del Doberman criado en la casa sólo hay un lugar, el de su familia. Razón por la cual se debe de traer de cachorro a la casa y siempre recordar que es un compromiso de nuestra parte por vida, porque tanto el perro como nosotros vamos a sufrir mucho si la separación ocurre antes.


Es muy cierto que presenta dos cualidades no del todo deseadas de las cuales hemos leído y notado en nuestras mascotas. Una de ellas es que cuando el Doberman ataca, o se “dispara”, es preferible quitarse del medio y esperar a que se enfríe por sí solo. Claro, si ataca a una persona actúe rápido porque no da mucho tiempo, pero si es a otro animal, no se le ocurra interferir porque la cosa usualmente se pone fea y sólo se toma una mordida equivocada para enviarlo a usted al hospital. A nosotros nunca nos han atacado nuestras mascotas y no sabemos de que hayan atacado a ningún amo, pero si los hemos visto enfadados (con los gatos y uno que otro vecino y pariente indeseable) y pueden ser temibles. El otro dato es que usualmente se apega demasiado a un miembro de la familia, por lo general al hombre de la casa u otra persona adulta, y es tan fiel que sólo quiere estar al lado, o encima, de su dueño. Pero esto se soluciona con un adiestramiento firme.


En la casa donde hay niños es preferible una hembra. Por lo general son más tolerantes y el sentido de guardián más controlado que en los machos. Como ya mencionamos, traerlo de cachorro a la casa y ponerle una de las sabanitas o ropitas viejas del niño donde el perrito duerme. Dicen los viejos que de esta forma se encariñan más con el niño de la casa, y si es una perra, llega a querer a los niños como si fueran sus propios cachorros. Es asombroso el cariño y la paciencia que hemos visto a estas perras tener con los niños de la casa. Claro, los abusos infantiles de parte de los niños bajo ningún concepto pueden ser permitidos. Otro consejo de los viejos que también hemos puesto en práctica con admirable resultados es criar al Doberman en la familia, no aislado en perreras. Cuando la familia está cenando, enseñarle que se acueste cerca de donde están todos, no darle comida de la mesa, pero sí permitirle estar presente. Al igual que cuando la familia está compartiendo de otras maneras, digamos viendo la televisión. Hay que ser firme pero recuerde que él o ella es un miembro más de la familia.


El Doberman es tan fiel y obediente que se da a querer. Ver aquel cachorro convertirse en todo un perro, o perra, es una experiencia que hay que vivirla. Lo único que nos falta decirle es que no se asuste cuando un buen día el perrito, que ya es de buen tamaño pero como los hijos para usted siempre será pequeñito, ladre por primera vez dentro de la casa. Algo, tal vez fuera de la casa, le indica comportarse de esta manera pero usted tranquilo, que ahí tiene perro para todo. Está acostado y de pronto se para todo erizado, con las orejas empinadas a todo dar, sin razón explicable lanza uno o dos ladridos, que si es hembra parece que va a tumbar el techo y si es macho lo va a mandar volando. Entonces se acuesta otra vez y se hace el medio dormido. Sea lo que sea que causó esta reacción en el perro, no vuelve a molestar.


Esta raza es bien saludable pero si se anima y se decide por ella, tan pronto obtenga el cachorro debe de llevarlo a su veterinario para que le de el visto bueno antes de llegarse a encariñar con el perrito, que no va a tomar mucho tiempo en suceder. Otros datos favorables del Doberman es que el pelo es corto y sí lo puede cepillar a menudo pero no es del todo necesario. Tiene que estar extenuado para que saque la lengua, lo cual se toma considerable ejercicio. De lo contrario no se tiene que preocupar por la saliva. Se le debe de llevar a caminar y si es posible dejarlo correr un poco, pero lo de la carrera es una actividad de placer más que un requerimiento.


Claro, si en vez de una mascota desea tener un campeón de exhibición, entonces el cuidado es más trabajoso y el ejercicio mucho más intenso. De todas formas, se estima que no se le debe de poner en un programa de ejercicios muy riguroso hasta que no tenga los dieciocho meses. Tal vez natación, pero todas las otras actividades extenuantes se deben de posponer hasta que la conformación ya se haya desarrollado.


Recuerde que estos perros son sumamente obedientes; aunque se estén muriendo de hambre ni miran el palto de comida hasta que no reciben la orden de comer, si es que se les adiestra de esa forma. Por favor, recuerde que los instintos de este perro son más que suficiente para cuidar y proteger a la familia. Tenga mucho cuidado y no le enseñe cosas indebidas, porque lo que usted desee que haga, lo va hacer. Y si lo maltrata, recuerde, que para este animalito sólo existe usted en este mundo, que concepto puede tener en su mente si no es una total decepción de la vida.



El Doberman

OTROS NOMBRES:

El nombre de esta raza, Doberman, algunas personas refieren escribirlo terminando en dos “n”, Dobermann. En Estados Unidos se le llama “Doberman Pinscher”, y se le apoda “Dobe”. En el resto del mundo de habla inglesa, y prácticamente todo otro idioma, se le llama “Doberman”.


FEDERACIONES CANINAS:

Relación de federaciones caninas que reconocen esta raza o se especializan en ella. Referencias útiles para estimar la popularidad del Doberman, el esfuerzo realizado por mantener la raza definida, para obtener asesoramiento antes de adquirir un cachorro de sangre pura y donde ver esta raza competir.

• American Kennel Club: AKC (Estados Unidos). En el “Working Group”. Reconocido en 1908.

• United Kennel Club: UKC (Estados Unidos). En el “Guardian Dog Group”. Reconocido en la década de 1940.

• The Kennel Club: KC (Reino Unido). En el “Working Group”.

• Federation Cynologique Internationale: FCI (Bélgica, con federaciones afiliadas en el resto del mundo). Grupo 2. Sección 1. En los perros “Pinscher”.


DESCRIPCIÓN

Las medidas varían entre las diferentes federaciones cinológicas del mundo. Presentamos cifras relativas que dan una idea del tamaño y la apariencia de la raza. Si desea exhibir su perro, consulte las medidas de la federación donde desea competir.


DISPOSICIÓN:

La disposición del Doberman debe de ser alerta sin demostrar síntomas de cobardía ni tampoco agresividad. Es muy deseado que demuestren agilidad en sus movimientos y se desplace con cierto tono de firmeza natural pero con flexibilidad en su temperamento (se le vea contento o alegre). No debe de ser brusco ni en sus movimientos ni en su comportamiento.


APARIENCIA GENERAL:

El Doberman es un perro mediano de pelo corto y conformación regular, ni doble ni liviana. Se distingue su musculatura sin llegar a ser exagerada. Le llaman un perro de forma cuadrada; es tan alto como largo. Realmente es un perro de líneas rectas. Tanto la forma de la cabeza, las orejas en aquellos que las tienen cortadas, como el cuerpo y las patas se caracterizan por sus líneas rectas. El cuello arqueado dando proporción y elegancia a la apariencia general.


CABEZA:

La cabeza, tanto vista desde arriba como de perfil debe de tener la forma de una cuña. La parte superior es plana u horizontal.


OJOS:

De forma almendrada. Moderadamente profundos. Muy expresivos, de mirada vigorosa. En los perros negros el color de los ojos es castaño. En los otros colores de pelo, el color de los ojos es similar al de las marcas del pelo.


STOP:

El “stop”, parte frontal de la cabeza debajo de la frente, no debe de ser muy pronunciado pero sí tiene que ser definido.


HOCICO:

Largo, la parte superior en un plano paralelo con la parte superior del cráneo.


NARIZ:

Negra en los perros de pelo negro. Castaña oscura en los perros marrones. Gris oscura en los perros azules. Leonada oscura en los perros leonados.


MEJILLAS:

Planas.


MORDIDA:

La mordida del Doberman es del tipo llamada de “tijera”. Cuando cierra la boca los incisivos de la mandíbula inferior deben tocar en la parte interior de los incisivos de la mandíbula superior.


LABIOS:

Pegados.


DIENTES:

Fuertes, blancos. En total 42 piezas; 20 en la mandíbula superior y 22 en la mandíbula inferior.


OREJAS:

La parte superior de la base de las orejas debe de estar a la altura de la parte superior de la cabeza.


En algunos países se permite que sean cortadas, en otros no. Cuando no son cortadas se les deja tal y como son, en tal caso son anchas, grandes y parcialmente caídas a cada lado de la cabeza.


En los países donde se permite, se cortan al largo que la discreción del veterinario que efectúe la operación indique (de acuerdo al tamaño y forma de la cabeza del perro) y el uso que se le piense dar al perro. Si son muy anchas en la base y cortas de largo (corte militar), aunque garantizan que siempre van a estar paradas, no son muy bonitas pero si efectivas; este es el corte deseado para los perros que van a desempeñar un tarea de guardián. Si son muy finas en la base y largas (corte de competencias de conformación), es posible que no las pueda mantener paradas, lo cual no es deseado. Lo ideal es lo más largo posible que el perro pueda mantenerlas siempre erguidas, el corte intermedio o de mascota. Para lograr el efecto deseado se les cortan cuando aun es un cachorrito, preferiblemente por un veterinario con experiencia. Usualmente se les cortan a las ocho semanas de nacido, aunque puede ser un poco después, antes de las diez semanas.


Existe cierto desacuerdo con respecto a si se le deben de cortar o no, claro en los países donde se permiten ser cortadas. Este desacuerdo también incluye la cola. Aquellos en contra de que se les corten argumentan que existe la posibilidad que se infesten durante el saneamiento de la operación. Tal vez siendo otro argumento en contra del corte un punto aun de mayor peso el que las orejas y la cola son empleadas por los perros en su comunicación.



Doberman cachorro con las orejas recién cortadas

CUELLO:

Musculoso, bien arqueado, se ensancha hacia el cuerpo. De un largo proporcional al tamaño de la cabeza y el cuerpo. Parece ser largo pero es de un largo medio, ayudando a la apariencia esbelta pero fuerte del perro.


ESPALDA:

La espalda no es perfectamente horizontal, tiene una ligera caída hacia atrás. Es recta, muy ligeramente redondeada al final, en las ancas. No es larga, más bien compacta. No es muy estrecha como en los galgos, ni tampoco muy ancha; musculosa en los hombros.


CRUZ:

Es el punto más alto en el cuerpo. Pronunciada.


PECHO:

No es estrecho, tampoco exageradamente ancho. El de un perro muy fuerte pero ligero. Llega hasta los codos.


COSTILLAS:

Bien curvadas dándole una forma alta pero no muy ancha a la parte delantera del cuerpo.


VIENTRE:

Recogido. La línea inferior del cuerpo es curvada, siendo el cuerpo ancho en las costillas y después relativamente estrecho en el vientre.


CADERAS:

Del mismo ancho que es la sección de las costillas. Visto desde arriba las líneas laterales del cuerpo son paralelas o con una ligera curvatura concava en la parte del vientre.


EXTREMIDADES DELANTERAS:

Los hombros deben de ser bien desarrollados, inclinados hacia adelante en ángulo de 45º con el suelo, haciendo el brazo superior (húmero) ángulo de 90º. El largo del los hombros y del brazo superior son iguales. La altura de la cruz al codo es similar a la altura del codo al suelo. Los codos están bien pegados al cuerpo.

Los anterazos, desde los codos hasta las cuartillas, son largos y veticales. Vistos desde cualquier ángulo son paralelos. Son musculosos y de huesos anchos. Las cuartillas son casi verticales. Los espolones (pezuñas) pueden ser removidos, aunque las normas de las federaciones no lo requieren. Los pies son bien arqueados, compactos y en de forma de gato. Están orientados hacia adelande, no hacia adentro ni hacia afuera.


EXTREMIDADES TRASERAS:

El hueso de la cadera se separa de la espalda en ángulo de 30º; está angulación le dará una inclinación moderada hacia atrás a las extremidades traseras. La parte superior de las piernas, los muslos, se separan de la cadera en ángulos rectos; son largas y musculosas. Las piernas superiores y las inferiores son del mismo largo, siendo las rodillas definidas entre ellas. En reposo el metatarso es casi vertical. Los espolones (pezuñas) pueden ser removidos, aunque las normas de las federaciones no lo requieren. Es posible que algunos ejemplares tengan dos espolones en vez de uno. Los pies son bien arqueados, compactos y en de forma de gato. Están orientados hacia adelande, no hacia adentro ni hacia afuera.


PELO:

El pelo es corto, de textura algo gruesa, liso y pegado a la piel. Al tacto, pasándole la mano de acuerdo a la orientación del pelaje, no es sedoso pero tampoco es áspero.


COLOR DEL PELO:

El Doberman más frecuentemente visto es el que se le llama de color negro. No es del todo negro, tiene ciertas marcas bien definidas color marrón rojizo. Estas marcas tienen que ser una sobre cada ojo, el hocico y en la garganta, en el pecho una a cada lado, en las patas y los pies, y debajo de la cola.

El color básico también puede ser marrón (castaño rojizo), azul, o el leonado (también llamado Isabella, isabelino, cervato), con las marcas ya mencionadas de tonalidad más clara. Algunas federaciones europeas no aceptan el color leonado. Según tenemos entendido el color azul tampoco es deseado. Estos dos colores, el azul y el leonado son muy apreciados en los Estados Unidos.

Algunos ejemplares de esta raza tienen un lunar o mancha blanca en el pecho. Esta mancha no es del todo deseable pero si es pequeña (un centímetro cuadrado o menor) algunas federaciones no descalifican al perro. En el presente se considera al color blanco, al menos por el AKC, una descalificación en las competencias de conformación, pero permiten registrarlos.


COLA:

La cola del Doberman es larga, ancha y de pelo corto. Sí, esta raza tiene cola larga. Por razones de estética se le corta a los pocos días de nacido, usualmente en la primera visita al veterinario. En Europa usualmente se amputa en la primera vértebra, en las Américas se le corta en la segunda o tercera vértebra.


ALTURA:

A la cruz o los hombros: Los machos deben de medir de 66 a 71 cm (aproximado de 26 a 28 pulgadas). Las hembras de 61 a 66 cm (aproximado de 24 a 26 pulgadas).


PESO:

El peso es de los machos es de 40 a 45 Kg (aproximado de 88 a 99 libras). Las hembras logran de 32 a 35 Kg (aproximado de 70 a 77 libras).


EN ACCIÓN:

El Doberman en movimiento no debe demostrar ningún esfuerzo. Al caminar las extremidades posteriores logrando gran alcance y las posteriores proveyendo buen empuje. En este paso las patas del mismo lado del cuerpo se mueven a la misma vez. El movimiento es recto, ninguna pata tirando en ninguna forma hacia adentro o hacia afuera.


REPRODUCCIÓN

La cría del Doberman se debe dejar en las manos de los criadores profesionales. Estas personas se encargan de seleccionar las mejores líneas y de su balance genético. Pero como ya nos han hecho estas preguntas, aquí les proporcionamos algunos de los datos básicos. De verdad que no le recomendamos que se meta en estos enredos de la cría.


Gestación:

El período de gestación es de 63 días, pero es muy común que el parto se adelante o se atrase unos días. Hemos leído de casos donde se ha adelantado hasta diez días pero esto no es común. Usualmente de dos a tres días antes de la fecha calculada a dos o tres días después.


Camada:

Una camada de menos de seis cachorros es considerada pequeña; hay veces que sólo tienen uno o dos. La camada usual es de seis a nueve cachorros, pero pueden ser más, sin ser extrañas las camadas de diez cachorros. Se registran camadas de hasta diecisiete cachorros. Las hembras no se deben de criar antes de los dos años ni después de los siete. A las hembras sólo se les debe de permitir criar una vez cada doce meses; lo pueden hacer dos veces en este período de tiempo pero se recomienda que se le permita descansar.


Cachorros:

El Doberman llega al mundo con los ojos y oídos cerrados. Es muy posible que la mamá, sobre todo si es primeriza, se ponga algo celosa de sus pequeñuelos. Pero según están naciendo, como nos dijo nuestro veterinario hace ya muchos años pero jamás se nos olvidará, “Aunque te muerda, esa es tu perra y tienes que ayudarla”, es muy bueno que el amo ya comience a participar en la crianza de los nuevos miembros de la familia. Cuando nacen, la mamá mientras los limpia con la lengua les da masajes que les ayudan a respirar y hacer sus necesidades. Si todo va bien con el recién nacido, mientras la perra lo está limpiando es buen momento para comenzar a ayudar a los nacidos anteriormente. Todo con mucha calma, que la perra se sienta segura y no ponerla nerviosa que ya ella tiene bastante. A mediados del embarazo, pregúntele al veterinario que atiende su perra como actuar durante el parto.


A los perritos se les debe llevar al veterinario al tercer día de nacidos. Si es deseado, es en esta visita donde se le quitan las pezuñas y se corta el rabo. Después de diez días de nacidos abren los ojos por primera vez. Entonces hay que tener más cuidado con los cachorros porque comienzan a explorar el mundo que los rodea, de vez en cuando metiéndose donde no deberían. Prácticamente dependen de la madre en su totalidad por las tres primeras semanas. Ya en este tiempo pronto hay que comenzar a darles comida sólida. El proceso continúa y a las ocho semanas llega la parte más difícil: es hora de despedirnos de los cachorros. El nuevo dueño se encargará de cortarles las orejas y hacernos orgullosos de todo el cariño que con ellos se llevan.


Longevidad:

Usualmente, con el cuidado apropiado, un doberman debe vivir de diez a doce años. Algunos llegan a los quince años.

avatar
Fia Lionss
Cachorro
Cachorro

Femenino Mensajes : 200
Fecha de nacimiento : 31/07/2000
Fecha de inscripción : 05/10/2015
Edad : 17
Localización : Barrio San Pablo
Empleo /Ocio : Estudiante
Humor : Respetame y te respeto

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.